Miguel Cervantes and Tanja Porčnik

Profundizar aún más el libre mercado en la región del Golfo sería el heraldo que liberaría el desempeño y la creatividad de toda la población, y llevaría a estas naciones a entrar en una nueva era de crecimiento y prosperidad.

El más reciente informe de libertad económica en el mundo árabe publicado por el instituto Fraser nos da una evaluación cuantitativa del nivel de liberalismo económico. Este informe encuentra diferencias muy marcadas en los niveles de libertad económica con información de 2017. Los países con más libertad económica son Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Líbano, Catar y Omán. Los países con los niveles mas bajos de libertad económica son Egipto, Argelia, Sudan, Siria y Libia.

Si las personas son libres económicamente, y se les permite tomar sus propias decisiones económicas, aprovecharán las oportunidades económicas, y participarán libremente en el empresariado y comercio tanto localmente como internacionalmente. La libertad económica puede estar amenazada por obstáculos impuestos por el Gobierno o las clases privilegiadas para proteger su posición dominante y sus rentas económicas. Cuando las oportunidades para participar en la economía están abiertas a todos, no solo a una clase privilegiada, una nueva era de prosperidad y oportunidad se desarrolla, ya que la libertad económica desata el impulso y el ingenio de toda la población. La información de los 22 países de la Liga Árabe arroja que las personas menos privilegiadas se ven limitadas de participar en actividades económicas por una burocracia pesada, barreras al libre comercio, regulaciones restrictivas, el exceso de empresas paraestatales, corrupción y un imperio de la ley débil.

Según el informe Fraser, en los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) se observan puntuaciones particularmente altas en comercio internacional por tener barreras bajas, resultado de tener un arancel externo relativamente bajo. Además, otra observación positiva del informe es que Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Kuwait, Catar, Omán y Arabia Saudí no tienen impuesto sobre la renta personal. Por otro lado, el peso del Estado con un rol fuerte de empresas paraestatales, así como el Estado benefactor sobredimensionado en los países del Golfo, bajan la puntuación de libertad económica de estos países.

¿Por qué estos hallazgos deben importar a las naciones del CCG?

Las investigaciones han demostrado consistentemente que la libertad económica importa. De acuerdo con más de mil publicaciones académicas arbitradas, las personas viviendo en países con altos niveles de libertad económica tienen niveles más altos de ingresos, experimentan mayor crecimiento económico, tienen menores tasas de pobreza, gozan de mayores derechos políticos y libertades civiles, además de disfrutar de menor desigualdad de ingresos y de género. Por ejemplo, los países en el cuartil mas alto del estudio del Instituto Fraser tienen un PIB per cápita promedio de 36,770 dólares en 2017, comparado con los 6,140 del promedio de naciones en el cuartil más bajo. Además, los países en el cuartil más alto de libertad económica, el 10% de las personas más pobres tienen un ingreso que es ocho veces más alto que en los países en el cuartil más bajo de libertad económica. Como era de esperarse, en el cuartil más alto de libertad económica, solo el 1.8% de la población vive en extrema pobreza definido por 1.90 o menos dólares al día, comparado con el 27.2% del cuartil más bajo.

Al igual que en todo el mundo, el desarrollo de la región del GCC depende del aumento de la libertad económica para toda la población. Para lograr esta meta, es menester que las oportunidades para participar en actividades económicas estén abiertas para todos. Mientras que, al mismo tiempo, se hace necesario, que el Estado sobredimensionado, el alto gasto público y las empresas paraestatales sobredimensionadas se reduzcan. Con estas acciones los países del Golfo atraerán más inversión extranjera directa, bajarán el riesgo de inversión y se sumergirán en las cadenas de valor mundiales. Para bien o para mal el futuro está en sus manos.

*Traducción del texto original que se puede encontrar aquí.

Miguel Cervantes es coautor de La libertad económica en el mundo árabe. Tanja Porčnik es senior fellow del Instituto Fraser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *